Mañana martes hay Paro de UTA, no habrá colectivos

La UTA anunció un paro de colectivos en el interior del país para el próximo martes 4 de junio, justificando la medida de fuerza que dejará sin transporte y, en un virtual jaque a todos los rubros y comercios por no tener siquiera un plan de servicio escencial, circulación mínima o contingencia.

El gremio exige un aumento salarial tras el fracaso de la última reunión paritaria. El convenio está vencido desde hace dos meses. La propuesta sindical plantea un incremento superior al 25%, si se considera el primer semestre de 2019.

ACTUALIZACIÓN: EL MINISTERIO DE TRABAJO DECLARÓ LA CONCILIACIÓN OBLIGATORIA Y SE LEVANTA EL PARO DEL DÍA MARTES 4 DE JUNIO, POSTERGANDO LA MEDIDA DE FUERZA HASTA NUEVO AVISO.

terminal de omnibus vieja cordoba terminal micro colectivo pasajes

Qué dice FETAP y los empresarios, quienes resisten el aumento:

La Federación Argentina de Transporte Automotor de Pasajeros (FATAP) resiste a un aumento, algo que las gremiales reclaman en que siquiera hay una oferta, contraoferta o negociación. La demora en el cierre del acuerdo paritario está vinculada a la política tarifaria del transporte, en la que el Estado Nacional interviene no solo con fijación del precio sino también con la transferencia de subsidios.

«Todo lo que sea interior del país habrá paro en corta, media y larga distancia»

Así lo ratificó Calegari, gremialista del transporte, en diálogo con radio La Red.

Cómo será el Paro de Transporte del 4 de junio de 2019 y qué afectará

El paro, como se mencionó, afecta al interior del país, en recorridos de corta, media y larga distancia que estén nucleados en UTA y FETAP; por lo que se recomienda a quienes hayan realizado la compra de pasajes de colectivos la consulta a las empresas sobre cambio de horarios, cancelaciones y demoras en larga distancia, sobre todo.

La Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense quedan excluidos de la huelga nacional por las características de la negociación, ya que lo vinculado al área metropolitana de Capital Federal, se dirime de manera separada con respecto al ámbito nacional.

Anuncio de dirigentes gremiales.

Golpe al bolsillo de los cordobeses: aumento de la tarifa, por decreto y sin aviso, además de un paro, para un servicio que no mejora

Se apunta a que el recorte de subsidios y los servicios «deficientes» son culpables de desajustes en el sistema de transporte.

En la Ciudad de Córdoba el paro llega en un momento aún más delicado, dentro de un contexto de crisis social y económica, ya que a muchos trabajadores descontarán el presentismo, otros deberán de recurrir a taxis/remises, caminar en una de las semanas más frías del año con riesgo de enfermarse, incluso con descuento de la jornada completa en otros casos.

Todo esto, con un reciente golpe al bolsillo, con un aumento de tarifa realizado por el decreto que firmó el saliente intendente Ramón Mestre, con mandato hasta diciembre, pero donde se esperan nuevas subas del pasaje que ya está en $28, pero sin mejora del servicio y con frecuencias que son inaceptables en la segunda ciudad en importancia política, comercial del país, la llamada «capital social» como su slogan de gestión.

A dos años del «Gran Paro» de Transporte en Córdoba, que dejó durante 10 días sin colectivos a los cordobeses

Corría la mitad del año 2017 y una chispa en el polvorín, entre interna gremial, reclamos desatendidos por la intendencia y un clima político enrarecido, y se iniciaba un Paro de Transporte en Córdoba que terminaría 10 días después, en medio de un plan de contingencia que incluía la custodia de coches por parte de la Guardia de Infantería, Policías en Moto y «choferes rebeldes» que conducían algunos colectivos.

(Foto archivo) C5N: Tomás Mendez, concejal de la ciudad de Córdoba, periodista, ex candidato a intendente. A los 8 días de paro del transporte en Córdoba.

El intendente Ramón Mestre, luego de una semana de «tironeo» y culpabilizar al gremio, reclamar en el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Córdoba que declaró ilegal la huelga, una ciudad paralizada de forma real, y ya no virtualmente, encabezó un anuncio enérgico que lo envalentonó y posicionaba como persona fuerte ante la opinión pública. Pero la pulseada con UTA Córdoba no finalizó allí.

Policías en Moto, Guardia de Infantería y Choferes que si querían trabajar, parte del plan de contingencia municipal. Foto: Perfil.

Con el correr de los días se convocó a personal de Gendarmería, Ejército y colaboración de la Policía a fin de impulsar un plan de «emergencia», ya con casi 10 días de paralización. Al terminar la protesta, luego de centenar de telegrama de despidos, y la promesa de expulsar a los rebeldes que fueron malos vecinos y trabajadores.

Gendarmes custodiando el colectivo, en cumplimiento del recorrido de contingencia. También patrullaron las calles y escoltaba la policía en moto. Foto: CorriendoLaVoz.

Pero solo fueron palabras: se terminó incorporando nuevamente a casi todos, en una falla ante el discurso fuerte, la promesa y el contrato social que días atrás había energizado su imagen, frente a un gremio que no es la primera vez que deja «a pata» a los cordobeses, en un transporte caro y que no cumple las condiciones prometidas y por las cuales se justifica su tarifa.

You may also like...

A %d blogueros les gusta esto: